Seleccionar página

Muchas veces no sabemos hacia dónde tirar…

Quizás tengamos un mal día y no nos apetezca salir de la cama. Es solo cuestión de minutos que te sientas peor, porque sabes que no estás dando lo mejor de ti.

Reconocer si tu trabajo es bueno o malo, no te corresponde a ti. Nunca vas a ver de una manera objetiva algo que hayas hecho tú mismo. Es por eso, que dependemos tanto de las opiniones de los demás. Lo que piensan nuestros padres, amigos, compañeros de trabajo, pareja … dejamos demasiadas decisiones propias en manos ajenas, cuando lo que tendríamos que hacer es ponernos las pilas!

Los días malos…

smileEs por ello, que para que los días malos pasen más deprisa, lo que hay que hacer no es tumbarse en la cama, eso hará que mañana sea otro día aún peor, es hacer una breve pausa. De lo que tú quieras: te apetece correr, cantar, bailar, salir a tomar algo? ¡Hazlo!

Yo cuando tengo un día malo intento organizar en mi cabeza, el porqué de ese bajón tan tonto. Y llego a la conclusión casi siempre, la conclusión, casi siempre, de que el motivo es mi poca organización ante los problemas. Tenemos tantas cosas en la mente que a veces nos cuesta ponerles preferencias.

Por eso mismo cuando tengo un día tonto me enciendo un cigarro, escucho a Vetusta Morla y con un té calentito en las manos me relajo unos minutos. Si eso no me funciona….ya recurro a otras cosas, como hacer yoga. (Me encanta la postura del árbol).

Las pausas son muy importantes en nuestra vida. Sin ellas todo serían obligaciones. Y tendriamos solo días malos (que por cierto es otra canción de Vetusta Morla :D)

Un buen libro siempre motiva smile

Por eso hoy os quiero hablar de un libro que me compré hace poco. Smile: El arte de la actitud positiva

Siempre me ha encantado la papelería y aunque disfruto mucho con mi ebook tengo que reconocer que las versiones impresas me chiflan. Por eso cuando me entra un poco el bajón emocional, voy a la tienda, a ver qué encuentro.

En un día de esos me encontré con este ejemplar de Rubén Turienzo.Estaba hecho polvo, seguramente la gente lo había ojeado y acabado por dejarlo en diversas estanterías que nunca fueron la suya.

Buscaba un libro sobre diseño, no tenía ninguna idea preconcebida pero sabía, como siempre, que tenía que ser un libro que me llamara la atención.

Y este lo hizo. Un libro en formato cuadrado, blanco y azul, muy minimalista. Repleto de dibujos graciosos y frases sabias. Un estilo a Mister Wonderful y me enamoré enseguida de él.

Te habla de si todo el mundo quiere ser feliz…¿por qué no son felices? y de cómo puedes implementar pequeñas prácticas a tu día a día para ver las situaciones de una manera más positiva. Que nunca viene mal. Esconde claves sociales, culturales como pueden ser el racismo, el ecosistema, el aprovechamiento…

La parte que más me gustó es la del principio del libro. En la que nos habla de que manera hacernos una guía de las cosas que nos gustan, las que queremos conseguir y en las que nos deberemos esforzar más. Me recordó a cuando en el colegio los profesores te hacían apuntar todo en las agendas y eso me gustó. La sensación de tachar algo que ya habías realizado te dejaba un sabor dulce y triunfante. Ahora he vuelto a organizarme con la agenda, que ya no pierdo de vista.

En fin, tocaba suficientes campos para que entre su físico e interior me atrajera. Y aquí está, 6 meses ya en mi casa y cada vez que tengo un bajón me pongo a rebuscar en sus hojas, en busca de un chispazo de alegría. Y os puedo decir que funciona.

Fuentes:

Con esta duda ya me despido.

Vosotros ¿qué hacéis cuando necesitáis levantaros los ánimos?

Un abrazo.